Ilustres 2013

El pasado mes me sentí con ganas de aprender algo nuevo y me apunté a un taller en Ilustres 2013, que son unas jornadas muy interesantes sobre ilustración que tuvieron lugar del 22 al 27 de abril. Las jornadas consistieron en una serie de conferencias y talleres de diversas temáticas impartidos por profesionales del sector. El evento se desarrolló en el IED Madrid (Instituto Europeo de Diseño). Puedes ver el programa completo en este enlace.

El taller de Ilustres al que me apunté fue al de «Realidad distorsionada» impartido por Rocío Cañero. De todos los que ofertaban era el que me pareció más interesante desde un principio. Además, a Rocío Cañero no la conocía, pero cuando me pasé por su web y vi lo que hace me gustó tanto que no lo dudé. Tiene un estilo y unas temáticas turbias que me hacen gracia. A veces sus ilustraciones son un poco desagradables, rayando el asco, pero a mí eso me resulta gracioso.

El IED Madrid me dejó picueto

Cuando llegó el día y fui para el taller, lo flipé mucho con el sitio donde se celebró, el IED Madrid. El IED es un lugar de molar mucho. Del rollo «soy diseñador y molo que te cagas». Es un edifico antiguo, supongo que un palacete, totalmente remodelado por dentro buscando el mole máximo. Con paredes acristaladas, muebles modernos, etc.

El edificio es impresionante, pero lo es más el equipamiento de las aulas. Yo estudié en ESDIP, que es una escuela con buenas instalaciones, con un ordenador y una tableta gráfica para cada alumno y esas cosas. En el IED también, pero en este caso los ordenadores son iMac y las tabletas que usan son Wacom Intuos. Que podrían ser las Bamboo, pero no, si ponen iMacs no pueden usar tabletas baratas. Es comprensible. Si se mola hay que molar con todas las consecuencias.

Realidad distorsionada en Ilustres 2013

Después, ya metido en lo que fue el taller, pasé un buen rato dibujando. El taller consistía, contado muy resumidamente, en crear personajes basados en una foto que previamente se ha deformado usando el filtro licuar de Photoshop. Yo era algo escéptico al principio. Pensaba que usar Photoshop para eso sería una pérdida de tiempo. Pero después de practicarlo el resultado me gusta y lo bueno es que se trabaja muy rápido. Rocío Cañero dio una buena clase, es muy maja, guapa, simpática, se explica muy bien y con mucha gracia. Además estuvo muy atenta a todas las dudas de la gente.

El dibujo que hice en el curso.
Mi distorsionada versión de mí mismo

El único pero que podría poner es que al haber gente de todos los niveles, incluso alguno nunca había usado Photoshop o una tableta gráfica, el taller fue muy lento, al ritmo de los que sabían menos y yo en algunos momentos me aburrí un poco. También eché de menos la segunda parte del taller, la de hacer collages, a la que no dio tiempo a llegar por esto de ir tan despacio.

Por lo demás, la experiencia fue buena y siempre viene bien aprender truquillos nuevos. Si el año que viene hay un Ilustres 2014 seguro que me apunto a otro taller.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *